Una vez, recién Operado, Silvestre se montó a una tarima

15 0

Eran los carnavales de Barranquilla en el año 2007, exactamente, el 16 de febrero. Cuando Silvestre Dangond apareció en el escenario, se le veía caminando lento, bailaba sin gracia y era raro no ver por lo menos un brinco de los cuales tenía acostumbrado a sus seguidores.

El staff de producción del evento se preguntaba, porque Silvestre había llegado con dos enfermeras y un médico. La razón la supieron cuando el cantante vallenato se bajó de tarima y dio a conocer que 20 días antes del evento, le habían practicado una lipectomía y una liposucción, por lo que debía seguir un riguroso cuidado postquirúrgico, el cual incluía estar fajado y cargar con una bolsa para el drenaje de sangre, que visiblemente no se notaba, pero era la causa de sus lentos movimientos.

La decisión de operarse, Silvestre Dangond la tomó luego de darse cuenta que debía hacer un cambio en su vida, no solo de comportamientos, sino también de imagen, la fama lo estaba encaminando a la cúspide del éxito y por tal motivo debía vender no solo su música, sino también su imagen, pasando de pesar 130 kilos a 85.

Sin lugar a dudas, por algo su último álbum se llamó ‘gente valiente’, teniendo en cuenta esta anécdota, como otros riesgos y atrevimientos que Silvestre ha tenido que afrontar en su vida para poder alcanzar sus propósitos.