El primer día que Cheo Feliciano cantó en Tarima

20 0

Cuando era muy joven, Cheo Feliciano llegó a Nueva York y se dejó conquistar por los ritmos latinos que se escuchaban en los barrios marginados de ese entonces como el Bronx.

Conoció la música de Tito Rodríguez y pronto, quiso estar cerca de las orquestas, pero no tenía el dinero para asistir a todas las presentaciones, entonces se ofreció a ser el carga maletas de todos en la orquesta de Tito Rodríguez.

Cierto día, en medio de una presentación, unos músicos de Tito le dijeron que le permitiera cantar a Cheo, que le diera la oportunidad porque era muy bueno. Pero Rodríguez, lo conocía como el que cargaba las maletas, pero no sabía que cantaba, cuando le pregunto a Feliciano que, si el cantaba, Feliciano le respondió “yo soy el mejor cantante del mundo”, a lo que Tito, con una actitud sarcástica lo presentó diciendo: “Señores, les presento, el mejor cantante del mundo”.

Cuenta Cheo que su cuerpo se congeló, era una oportunidad que había esperado por mucho tiempo y a pesar que se sabía muchas canciones de Tito Rodríguez, el estar frente a miles de personas, lo paralizó por un momento, pero cuando decidió entonar los temas, tuvo tanta aceptación del público que, al terminar el número, empezaron a pedirle otra canción.

“Tito, Tito, me están pidiendo otra, ¿qué hago?”

A lo que Tito Rodríguez le respondió: te están pidiendo otra, cantales otra.